El presidente del FC Barcelona, Sandro Rosell, ha reconocido con franqueza que no le gusta el horario matinal de domingo en la Liga BBVA, que la próxima semana tendrá como protagonista al Real Madrid, pero ha dejado claro que el equipo azulgrana cumplirá "con la ley" el día que le toque jugar a las doce de la mañana.