El técnico azulgrana se plantea la final como "un reto, un sueño"