El Al Sadd catarí, que fue goleado en semifinales por el FC Barcelona, ha capturado la tercera posición del Mundial de Clubes al batir en la tanda de penaltis al Kashiwa Reysol japonés, tras un encuentro que finalizó sin goles.